Vitamina A

Vitamina A
Vitamina A

La vitamina A, conocida también comúnmente como retinol , pertenece al grupo de vitaminas liposolubles (esto significa que se disuelve en grasas y aceites, y que no puede ser eliminada mediante el agua) y es una vitamina cuyas funciones son muy importantes para nuestro organismo. Esta vitamina interviene en el cuidado, desarrollo y el control de la piel, en el crecimiento de los tejidos , y además genera pigmentación para el correcto funcionamiento de las retinas oculares (de ahí su otro apodo: “retinol”) ya que además contiene la forma vitamínica del mismo nombre, así como el retinal y el ácido retitónico. Y es que la función principal de la retina es mantener nuestra vista en buenas condiciones, sobre todo ante cambios de luz tenues.

Estas tres últimas formas vitamínicas (retinol, retinal y ácido retitónico) que contiene la vitamina “A”, son
vitaminas con más de una composición química que por sus nombres es posible deducir qué función tienen, y no es otra que la de mantener y desarrollar nuestra visión en condiciones satisfactorias. Las zanahorias, por ejemplo, son un alimento que contiene mucha vitamina A y ese es el motivo por el que se suele decir y recomendar popularmente que comer zanahorias mejora la visión.

En concreto esta vitamina mejora la visión en lugares oscuros o con poca luz (visión nocturna) mandando impulsos nerviosos al cerebro de forma que los interprete y se torne a una visión más parecida al blanco y negro, como en las televisiones antiguas.

Por último, cabe destacar que el ácido retitónico es usado comúnmente en la medicina y se forma una vez el retinol original se ha ido oxidando con el paso del tiempo, lo que da lugar a este ácido.

La cantidad recomendada de vitamina “A” a ingerir diariamente es de 100µg para los hombres y de 800 µg en el caso de las mujeres. Ahora bien, ¿Qué pasaría si tomamos una ingesta excesiva de vitamina A? Pese a que se considera tóxica con niveles de 2.000kg en nuestro organismo, ya pueden notarse ciertos efectos como náuseas, irritabilidad, dolores de cabeza o inclusive anorexia si ingieres una cantidad abusiva durante durante mucho tiempo. Esto es más
común de lo que a priori se pueda pensar y es que los tipos de vitaminas catalogadas en el grupo de vitaminas liposolubles (como es el caso de la vitamina A) se eliminan de una forma mucho más lenta que las vitaminas hidrosolubles por lo que se quedan almacenadas en el organismo durante más tiempo, y así evidentemente es mucho más sencillo que se acumule esta vitamina en grandes cantidades si de vez en cuando se comete algún exceso.

Deficiencia de vitamina A

En cambio, si el sujeto presenta una deficiencia de vitamina “A” en su organismo se manifiestan problemas en la vista que pueden volverse muy severos hasta el punto de generar una ceguera total e irreversible en el sujeto si el déficit de vitamina A continúa durante mucho tiempo.

También te podría gustar...